Sin brillo, América inicia con triunfo el Guardianes 2020

Siguenos y dale Like:

Foto: Mexsport

Tres puntos a la bolsa, pero dos jugadores al taller y uno más a la congeladora. América ganó, pero también perdió. Un juego que inició como somnífero, terminó en algo similar a un cuadrilátero. Las Águilas volaron en Pachuca en el único juego programado originalmente en el Monday Night. El 2-1 fue ríspido, pero entretenido.

El arranque fue oscuro. El juego ofreció más penumbras que lapsos luminosos.
América siempre roba reflectores, pero en Pachuca provocó la molestia de sus seguidores por lo poco agresivo que es.

La noche arrancó mal para ellos. Emanuel Aguilera tuvo que abandonar el campo luego de lesionarse, Sebastián Cáceres tomó su lugar.

América se distrajo. Jorge Hernández le pegó con furia al balón, la parábola iba a la portería, pero Guillermo Ochoa sacó las alas para volar y desviar el esférico. Memo enseñó su elasticidad.

La jugada del Burrito la originó Felipe Pardo, el colombiano como si sacara al demonio que lleva dentro, fue un dolor de muelas para Jorge Sánchez.
Luego de eso el juego se oscureció. Las jugadas en ambas áreas se contaron con los dedos de una mano.

Emmanuel García y Jorge Hernández recurrieron a las faltas para frenar las esporádicas llegadas azulcremas, el árbitro los amonestó.
El ritmo cadencioso fue como somnífero.

El primer reclamo airado de Miguel Herrera despertó a todos. El Piojo protestó una supuesta falta de Emmanuel García. El Manny empujó a Roger Martínez, el lateral hidalguense pudo irse expulsado, pero el árbitro le perdonó la tarjeta carmín.

Enseguida Sebastián Córdova estuvo cerca de abrir el marcador con un cabezazo que Óscar Ustari alcanzó a desviar de forma milagrosa.

Mario Vargas hiló yerros. El árbitro les perdonó tarjetas preventivas a todos.
Con reclamos al juez apareció la tregua.

Al regresar al campo, como si el guion se repitiera, América perdió a otra pieza por lesión. Andrés Ibargüen se lastimó. Alonso Escoboza llenó ese hueco.

Los golpes siguieron. Jorge Hernández pateó a Roger, el árbitro vio la falta y no dudó en mostrarle la tarjeta roja.

Las Águilas aletearon con más fuerza. Federico Viñas a pase de Roger Martínez supo sacarle provecho al elemento de más.

En un vaivén de emociones y forcejeos Sebastián Cáceres recibió el mismo cartón del Burrito. Miguel Herrera se quitó el tapabocas y le reclamó al árbitro esa marcación. La temperatura subió.

Paulo Pezzolano ingresó a Colin Kazim Richards y más adelante a Roberto Nurse, dos torres en el ataque para tener la posibilidad de igualar el partido.

El juego siguió tenso. Golpes y forcejeos en todo el campo.

El cronómetro siguió. Sebastián Córdova fue derribado en el área entre Kevin Álvarez y Oscar Murillo, el árbitro señaló el penalti, los jugadores de los Tuzos se le fueron encima, pero a pesar de eso no cambió su decisión.

El VAR confirmó la falta. Córdova tomó el balón, pateó raso a la izquierda de Ustari y selló el triunfo.

La paz regresó a Miguel Herrera. El Piojo pudo respirar luego de varios minutos de corajes y tensión.

Colin Kazim-Richards fue derribado en el área. El árbitro en una noche de locura para él, señalo el penalti. Colin agarró el esférico y pateó lejos de Memo. Pachuca se acercó en el marcador, pero el tiempo estaba agotado.

Una entrada temeraria de Richards sobre Cáseres fue el colofón de un juego rígido que terminó a favor de los azulcremas.

Siguenos y dale Like:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *