De forma preliminar, pero sin coordinación, anuncia gobierno estatal inicio de obra en salida a Mil Cumbres

Siguenos y dale Like:
Foto: Christian Hernández.
 

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Con escasa coordinación con el gobierno municipal y sectores sociales, esta semana se dio por iniciada la construcción del distribuidor vial de la salida a Mil Cumbres, en la capital del estado. La obra, de más de 422 millones de pesos, comenzó sin el tradicional evento protocolario que ha caracterizado el arranque de las obras de gran calado, y también sin movimiento evidente de algún tipo en la zona.

Pese a los anuncios realizados previamente la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) del gobierno estatal, no se detectó en la zona presencia de maquinara alguna o siquiera algún tipo de personal. Horas más tarde la dependencia matizó la declaración y señaló que el arranque se trataba de los “trabajos preliminares”, y que el inicio formal de la obra sería a partir de este martes.

Desde la mañana del lunes, y al igual que en semanas pasadas, el movimiento en cuanto a la obra fue prácticamente nulo. Únicamente se observó a un par de trabajadores de la construcción realizando medidas al centro del camellón que forma la delimitación entre ambos sentidos del circuito interior, tal como ya se había observado en semanas anteriores.

No obstante, destacó que entre ayer y hoy se comenzaría a colocar señalética y a poner los límites de los cierres parciales para las zonas específicas en las que estarán trabajando del crucero, así como el acercamiento de la maquinaria para los trabajos de construcción.

Mediante un comunicado oficial, el gobierno del estado subrayó que, debido a que el programa constructivo contempla el uso de estructuras prefabricadas, no será necesario el corte total del tránsito, requiriendo únicamente hacer confinamientos temporales, para lo cual, de momento diseñaron las primeras rutas alternas para los miles de automovilistas que circulan diariamente por estas zonas, así como para el transporte público y otros servicios comerciales.

Una de las rutas establecidas es la Acueducto-Camelinas, la cual contempla desviar a los automovilistas que circulan desde la avenida Acueducto por la calle Rafael de la Vega, dar vuelta en la calle Ocolusen y desembocar en el Periférico Paseo de la República.

Otra de las rutas alternas es desviar a quienes circulan por el periférico Paseo de la República en dirección al crucero, a través de la calle Miguel Hidalgo, en la colonia Insurgentes, vialidad que desemboca a la avenida Acueducto y desviarlos nuevamente por la calle Teniente Francisco Peñuñuri y nuevamente hacia la calle Ocolusen.

La tercera ruta alterna diseñada para asistir a la movilidad urbana de Morelia por los meses que dure la obra contempla una vuelta en “U” en el cruce que conecta Periférico Paseo de la República con la avenida Acueducto, para posteriormente reincorporarlos a la vialidad.

Rutas de transporte también serán afectadas

Recientemente transportistas se quejaron de que hasta días antes de iniciarse formalmente la obra de gran calado no se les había informado sobre los planes de rutas alternas que se estarían manejando a partir de esta semana. Incluso el alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco, advirtió que tampoco a la administración municipal se le había informado sobre los movimientos que se harían para mitigar el impacto en la movilidad urbana.

Y es que en esta parte de la ciudad, en pocos kilómetros a la redonda confluye una gran cantidad de centros comerciales, zonas bancarias, colegios, universidades, dependencias de gobierno y hasta medios de comunicación locales, lo que la hace uno de los puntos más transitados en toda la zona urbana de Morelia. Una vez que comiencen los trabajos de la obra, la movilidad será aún más afectada.

Al menos 7 rutas de transporte público urbano y suburbano transitan por esta zona de Morelia, las cuales también resentirán los efectos de la movilidad. A pesar de la situación, la mayoría se ha pronunciado en favor de la obra.

La ejecución consistirá en la construcción de dos viaductos elevados, dos puentes para vueltas izquierdas, un paso deprimido, drenaje pluvial y cableado subterráneo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El proyecto considera también 4 kilómetros de ciclovía unidireccionales en las calles laterales y espacios públicos en bajo puentes, al igual que la reconstrucción de banquetas peatonales, equilibrando el transporte vehicular con los medios no motorizados.

De los recursos económicos que serán ejercidos en la obra, 380 millones de pesos son aportados por el Gobierno de México y, el resto, por la presente administración estatal. Se destaca la gestión como uno de los principales motores para la consolidación de la importante obra que forma parte del proyecto de modernización urbana de Morelia.

Siguenos y dale Like:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *